“Caducidad y Permanencia en el imaginario Freudiano”

por | Revista del CPM número 19

Jorgelina Rodríguez O´Connor : Miembro Didacta del Centro Psicoanalítico de Madrid
jorgelina08@gmail.com

 

Resumen:

Una revisión de los llamados textos sociales de Freud . En esta presentación realizada en el marco del Congreso del CPM: “Imaginario social, Psicoanálisis y Salud Mental” , (Madrid, Circulo de Bellas Artes 23 de mayo 2009 ) se recuerda la constante preocupación freudiana por los efectos de lo social en lo psíquico, devolviéndole una vigencia tantas veces escamoteada .

 


No podemos pensar la salud mental sin pensar su lugar en el imaginario social, y al pensar en éste podemos preguntarnos que lugar tenia para Freud, qué permanece y qué ha caducado

 

Imaginario social , es “una capacidad imaginante, como invención o creación incesante ….es decir de producción de significaciones colectiva” (1) un conjunto de significaciones consolidadas, que mantiene unida a una sociedad, le da cohesión y continuidad.
“El imaginario social tal cual es conceptualizado por Castoriadis  incide de lleno en el psicoanálisis en tanto es definido como un “magma de significaciones imaginarias sociales” encarnadas en instituciones. Como tal, regula el decir y orienta la acción de los miembros de esa sociedad, en la que determina tanto las maneras de sentir y desear como las maneras de pensar” (2).
Desde el imaginario social de Freud, al de hoy en día ,han ocurrido transformaciones sociales, políticas, y culturales en las que precisamente influyeron los descubrimientos del psicoanálisis.

Esas nuevas significaciones advienen en torno a la sexualidad, a los vínculos con la familia, a la clínica de las neurosis,  a la consideración del desarrollo de lo psíquico.

“Freud nunca disimuló su actitud fuertemente critica con respecto a instituciones sociales de su época (idénticas en su esencia a la nuestra) Condenó repetidas veces la hipócrita moral  sexual oficial, el ‘exceso de represión pulsional’, la obligación impuesta por la civilización al individuo de ‘vivir por encima de sus medios psíquicos’, y sin ambigüedad las grandes desigualdades económicas” (3), las de la sociedad capitalista tanto como criticó al Estado totalitario que reprime el desarrollo del individuo (lo que le valió ser tachado de burgués y antisocialista)

“Con su estudio sobre Psicología de las masas( 1921 ) se había anticipado a la marcha sobre Roma de Mussolini ( 1922 ) y a la consiguiente eclosión del fascismo italiano. Con su escepticismo sobre el devenir del régimen soviético manifestado en algún párrafo de El malestar en la cultura (1930 ) se anticiparía a las purgas stalinistas (1934)” (4).
Para Freud la salud residía en el amar y trabajar. Amar y trabajar remiten inevitablemente a la relación del individuo con lo social, va mas allá de la relación consigo mismo, mas allá de lo intrapsíquico .
Podemos reconocer en Freud obras de dos categorías:

  • Las propiamente psicoanalíticas, me refiero a las clínicas y metapsicológicas, aquellas de los descubrimientos del Inconsciente, de la represión, de la sexualidad infantil, la interpretación de los sueños y  el narcisismo entro otros
  • Trabajos de otra índole, de un Freud preocupado por lo social ,  lo político: Tótem y Tabú,  El Porvenir de una ilusión, Malestar en la Cultura,  Psicología de las masas, Porque la guerra, Consideraciones sobre la guerra y la muerte, Moisés…

y que como recuerda Castoriadis “es extraño comprobar que contrariamente al propio Freud, los psicoanalistas que se dicen freudianos o que son freudianos , han dejado completamente de lado la cuestión de la sociedad, que había preocupado bastante al propio Freud” (5)

S. Zweig en su estudio sobre Freud recuerda que
“el reverso de todo crecimiento cultural de la especie es la pérdida de felicidad para el individuo” (6).
El hombre tiene curiosidad por conocer su propio yo, pero a la vez que conoce de su Yo, conoce de sus limitaciones

Dos textos de Freud para explicarlas: “El porvenir de una ilusión” y “Malestar en la cultura”

“Malestar en la cultura”
Allí nos advierte que al género humano le amenaza el sufrimiento desde tres ámbitos:

  • su propio cuerpo,
  • el mundo exterior  y
  • el vinculo con otros seres humanos.

Cultura designa para él “la suma de operaciones y normas que distancian nuestra vida de nuestros antepasados animales y sirven a dos fines: la protección del ser humano frente a la naturaleza y la regulación de los vínculos recíprocos entre los hombres” (7)
De los vínculos con los otros, el sufrimiento se lo impone la imposibilidad de la satisfacción pulsional, de Eros y Tánatos.
Es un texto donde Freud aborda el ‘narcisismo de las pequeñas diferencias’, la dificultad y límite que el hombre encuentra en
cumplir el mandato bíblico ‘amarás al prójimo como a ti mismo’ puesto que el otro siempre nos supone un limite para la satisfacción de las pulsiones, por ejemplo.
La sociedad , la cultura, ofrecen el amparo que en la infancia ofrecían las figuras parentales.

“La cultura ofrece objetos obligados para la sublimación es decir modos instituidos socialmente como satisfactorios del mundo pulsional…” (Castoriadis), y además debe ofrecer modelos identificatorios
La sociedad, la cultura representadas en el Superyó y los ideales “premia a los sujetos por participar en este mundo” … “De este modo, la cultura es uno de los destinos del placer. Tanto por la satisfacción pulsional que ofrece , como por el placer narcisista que provee…” (8)

En una presentación – de esas que aparecen en Internet y para disgusto de su autor a quien debería citar y ahora no encuentro- se ponía el ejemplo de un niño al que su padre tuvo que separar de una paliza que está dando a otro niño, que además es su  amigo,…que luego pregunta:
Niño: Papá que es la libertad?
Padre: hacer lo que quieras
El niño, al cabo de un rato, dice : “Si, …pero no a otros.”
“Una cultura no puede sobrevivir si lo único que produce es malestar” señala Y. Franco en un interesante articulo “Vida y muerte en la cultura”:
…. “Toda cultura  debe proporcionar una cuota de placer mínimo” para que la psique pueda investirla.
“Esto quiere decir que existe un bienestar mínimo por participar en la cultura, bienestar que ésta – como Freud ya señalara- debe proporcionar a cambio de las renuncias  que solicita , y también para paliar los efectos de la pulsion de muerte: éste es el bienestar mínimo, que permite la catectizacion del espacio sociocultural, y  debiera estarle garantizado a todo integrante del mismo” (9)

Tomemos la relacion con el trabajo por ejemplo
. Una de las características ,que tiene hoy en día, es aquello que nos recuerda Bauman: la vida laboral esta saturada de incertidumbre. La nueva mentalidad de a corto plazo vino a sustituir la de a largo plazo.

Amar y trabajar son salud , pero su logro tiene mas obstáculos que los sociales y laborales, tiene los del imaginario social…¿que modelos identificatorios se ofrecen para obtener la satisfacción de la prometida sublimación mediante el trabajo?
Hablar de trabajar a un adolescente parece un discurso decadente, pero algo nos enseña Rodulfo…¿no será que a los niños se les enseña que estudiar es un trabajo y el jugar se acaba cuando hay que estudiar?
¿Cómo devolver al psiquismo su capacidad creadora , la que adviene con el juego, para que pueda mutar el trabajo en un juego y así el trabajo sea fuente de salud y no de alineación?

El Porvenir de una ilusión

“la principal tarea de la cultura, su genuina razón de existir, es protegernos de la naturaleza” (10)….cuando ésta no ofrece amparo, el desvalimiento y descontento del hombre, equiparable al experimentado en la infancia, le llevan a la creación de representaciones para volver soportable su vida. Ése es el  lugar que ocuparan las representaciones religiosas, lugar de una ilusión…y se pregunta ¿dónde radica la fuerza de estas representaciones? en la fuerza de los deseos .
Los deseos del hombre al verse amenazados por las limitaciones que le imponen otros hombres, o la naturaleza, son compensados por la ilusión religiosa le permite ir mas allá de la realidad .
Pero las representaciones religiosas pueden ser sustituidas por otras representaciones que hagan igual función. Freud advierte que del mismo modo un líder puede ser elegido para la misma función salvadora.
La psicoanalista Fanny Schutt, analiza en su libro la cuestion del lider.
“se puede analizar desde el psicoanálisis la trama narcisista que liga al líder carismático o mesiánico con sus seguidores, y a estos con aquellos, conduciendo a todos por el camino de la confusión más absoluta entre fantasía y realidad”.
La creencia en un líder divinizado e infalible se sustenta en la renegación. Es como si trascendiendo lo humano se sacralizara el ideal y a quienes lo encarnan, depositando en esos “elegidos” un poder incuestionable” (11)
Freud quería advertirnos, con su visión critica de las ilusiones y creencias, de los riesgos de las ideologías de su tiempo. Advertencias  que siguen vigentes.
Tal vez hoy la atención se derive a ilusiones que tienen otra máscara pero que someten al yo del mismo modo que el hombre se somete a un dios .
En el  imaginario social actual se ofertan  significaciones que ocupan el lugar de esa ilusión,  que antes y aún ahora  ocupan la religión o un líder político. Del mismo modo se dan significaciones a las cuales se somete el yo para renegar el malestar. La ilusión del consumo por ejemplo. Consumo que puede determinar ,según la capacidad de cada uno, la pertenencia a un grupo social u otro .
Algunas de dichas significaciones de efecto alienante, pero que satisfacen los deseos del narcisismo , se presentan en el culto al cuerpo, al dinero, a la fama – por señalar las que nos son más familiares- ..todos conservando la característica de la omnipotencia y el no reconocimiento de limites.
El narcisismo infantil no quiere ni oír hablar de limitaciones.
La preocupación freudiana de los llamados textos sociales aluden a la necesidad de dialogo entre la cultura y el psicoanálisis, de como éste tiene algo que decir en las transformaciones del imaginario social …y eso no ha caducado.
Cuestionar el sometimiento a ideales  narcisistas, de completud y omnipotencia, cuestionar la alineación a la que se somete el Yo para obtener el reconocimiento y a veces la identidad, siguen siendo como en la época de Freud , tareas a las que nos enfrentamos desde la clínica.
Lo que ha caducado son las ilusiones al modo de la ilusión religiosa.
Freud decía: nuestra ciencia no es una ilusión, la ilusión es el logos

Octave Mannoni, en un texto llamado “El Porvenir de una desilusión” investiga cual fue el destino del psicoanálisis después de Freud, éste tenia “el presentimiento de que el futuro de lo que descubrió no estaba garantizado”(Pág. 146)
Ese destino del psicoanálisis puede rastrearse a través de la historia por un lado  y por otro a través de  ver la relación con las influencias que recibió, si lo modificaron o enriquecieron.

Entre las posibles influencias señala:

*  Los aportes de Melanie Klein . Partiendo del concepto de incorporación del objeto de Abraham, transforma el concepto de Freud de identificación con el objeto,  y por lo tanto la relación de objeto cuestiona el principio del placer. Diferencia significativa: para Freud el placer del fort- da no es el placer de la presencia del objeto, sino el placer en dominar la ausencia (esa realidad que es el origen del pensamiento simbólico).
Winnicott no cae en ese camino sin salida (biologicista) que es pensar que la presencia del objeto es la satisfacción y aporta el objeto transicional.
* Influencias llegadas de aquel Psicoanálisis que emigró:  de la psicología del Yo,
“La vida moderna no cambió en nada la estructura del Yo: acrecentó el peso de lo reprimido que lo amenaza y la preponderancia concedida al Yo podría a fin de cuentas, colocarse al servicio del ideal (no freudiano) de las ‘represiones exitosas’ , como si fuese el único medio de ‘adaptarse’ a la realidad” (12) (Pág. 158)
El concepto de adaptación enmascara postulados ocultos que se acercan a la moral: “es necesario ser como todos”….conformismo social. En palabras de Karen Horney: “la terapia es adaptación social”, y para Hartmann “El objetivo del desarrollo psíquico es la adaptación a la realidad y ésta es criterio de salud mental”.
… “El hombre siempre estuvo adaptado en el sentido darwiniano de la palabra, e incesantemente se desadapta modificando el medio. Por lo tanto para Darwin sólo hay un criterio de adaptación: el hecho de seguir vivo” (13)

Así, este psicoanálisis quedó atrapado en ideología pseudodarwiniana del ajuste social.

De ambas posiciones podemos concluir diferentes efectos sobre la teoría psicoanalítica, (acepto que cayendo en una postura reduccionista con el interés de sintetizar no de cuestionar) : 
* de la teoría de la relación de objeto viene el acento en la búsqueda del objeto, tener para tener satisfacción antes que trabajo de sublimación , presencia en lugar de ausencia, ausencia de simbolización
* De la teoría de la adaptación, para manejarse en la realidad de un modo que no origine sufrimiento puede devenir una posición pasiva, no cuestionadora y que no se rebele a las injusticias de la realidad, sea económica o social. Sujetos infantilizados, dependientes , pasivos, alienados.
Posiciones que al coincidir con algunas significaciones imaginarias ,difícilmente podrá interrogarlas.

Volver a la originalidad del Psicoanálisis, al aporte de Freud

  • Recuperar el valor de la identificación al objeto antes que la posesión del objeto. Identificación que implica un complejo proceso psíquico, diferente de la imitación. Identificación que requiere trabajo de duelo
  • Reconocimiento del narcisismo de las pequeñas diferencias antes que la búsqueda de la adaptación al  ser como todos…deimposible cumplimiento! Reconocimiento de las desigualdades para transformarlas en simetría.
  • Devolver al Psicoanálisis la tarea de búsqueda de ese proyecto identificatorio y de autonomía por lo tanto,  no alienado en creencias ni en mitos.

Lo que desilusiona del Psicoanálisis reside en no prometer satisfacción plena, ningún objeto provee todo, no da total satisfacción al amor narcisista.

Además, el psicoanálisis,  recuerda permanentemente la caducidad de la vida, con la pulsion de muerte al acecho.
El psicoanálisis, así,  no se adapta a las demandas del imaginario social sino que lo cuestiona.
Nos ayuda a mantener una actitud critica y señalar los riesgos de algunos aspectos del imaginario social que dificultan el bienestar mínimo.

El psicoanálisis que “apesta” es el imaginante, no de una ilusión ni de una adaptación, el psicoanálisis que para denunciar el malestar, molesta. Molesta porque denuncia al hombre que la búsqueda de la salud, lo confronta con una sociedad que exige para esa satisfacción algo que le provoca contradicciones. Trabajo de superar las identificaciones narcisistas y acceder  a un proyecto identificatorio de autonomía compatible con la vida civilizada que la sociedad, y la cultura,  requieren.

Insistiendo en la relación entre lo psíquico y lo social, que he abordado en trabajos anteriores (acerca de la identidad, la violencia, el duelo) , es mi intención, repetir unas preguntas que se hacía Castoriadis:
“¿El psicoanálisis puede contribuir al pensamiento político?¿ el psicoanálisis puede decir sobre las instituciones deseables y condenables de la sociedad?”
en su opinión , y que quiero hacer mía…..: el psicoanálisis sigue siendo imprescindible para transformar el imaginario social, para aportar un modo de pensar  las instituciones sociales , políticas y culturales y  no solamente a la clínica.

________________________________

Jorgelina Rodríguez O´Connor : Miembro Didacta del Centro Psicoanalítico de Madrid
jorgelina08@gmail.com

____________________________________

Bibliografía:
Bourdieu, P. “La miseria del mundo”Akal, Madrid, 1.999
Campillo, A. “El lugar del juicio”, , Biblioteca Nueva, Madrid, 2009
Canetti, “Masa y Poder” Muchnik Editores, 2000
Castoriadis, “Conferencia en la Universidad: Freud, la Sociedad y la
Política”. Z.E. nº 16, Buenos Aires, 1.993
“El avance de la Insignificancia”, Eudeba, BsAs, 1.997.
Fernández , Ana. “Las lógicas colectivas”, Editorial Biblos, Bs. As. 2007
Franco, Y.“Vida y Muerte en la Cultura”, Rev. de Apdeba, Bs. As.
Vol. XXIV nº 1-2, 2002
Freud, S. “El Porvenir de una ilusión”, Amorrortu, Bs. As.2001, Tomo XXI
“El malestar en la Cultura”, Amorrortu, Bs. As.2001, Tomo XXI
“Psicología de las masas” ,Amorrortu, Bs. As.2001, Tomo XXI
Fromm, E., “Lo inconsciente social”, Paidós, Barcelona, 1.992
Mannoni, O.  “Freud, El descubrimiento del Inconsciente”, , Nueva Visión,
Bs. As 1.997
Said, E. “Freud y los no europeos”, Global Rhytm Press, Barcelona, 2006
Elman Schutt, F., “La fascinación del líder”, Biblioteca Nueva,
Madrid 2005
Elman Schutt, F. “Lo político en la vida y obra de S. Freud”,
articulo inédito que aparecerá en el proximo número de   
Actualidad Psicológica, BsAS. 2009
Zizek,S. “En defensa de la intolerancia” Ed. Sequitur, Madrid, 2008
Zweig, S. “La curación por el espíritu”, Acantilado, Barcelona 2006

1- Fernández , A., “Las lógicas colectivas”, Editorial Biblos, Bs. As. 2007

2- Aguillaume, Rómulo “Imagianrio social y discurso pasicoanalitico” ISSN 1989-3566 – Año 2009

3- Cornelius Castoriadis, “El avance de la insignificancia”, Eudeba, 1.997, Bs As.

4- Schutt, f. “Lo político en la vida y obra de S. Freud”, articulo inédito que aparecerá en Actualidad Psicológica.

5- Cornelius Castoriadis, Conferencia en la Universidad: Freud, la Sociedad y la Politica. 1.993 Z.E.nº16

6- Zweig, S. “La curacion por el espiritu”, Acantilado, Barcelona 2006

7- Freud, S. “Malestar en la cultura ”pero la cita es de Freud, S. “El Porvenir de una ilusión”, Amorrortu, Bs. As.2001, Tomo XXI

8- Cornelius Castoriadis, Conferencia en la Universidad: Freud, la Sociedad y la Politica. 1.993 Z.E.nº16

9- Franco, Y.“Vida y Muerte en la Cultura”, Rev. de Apdeba. Vol. XXIV nº 1-2, 2002

10- Freud, S. “El Porvenir de una ilusión”, Amorrortu, Bs. As.2001, Tomo XXI

11- Schutt, f. “Lo político en la vida y obra de S. Freud”, articulo inédito que aparecerá en Actualidad Psicológica (2009)

12- Mannoni, O.  “Freud, El descubrimiento del Inconsciente”, , Nueva Visión, Bs. As 1.997

13- Mannoni, O.  “Freud, El descubrimiento del Inconsciente”, , Nueva Visión, Bs. As 1.997